Javier de Montini "Tomando un cafe con Javier de Montini"


                            Javier de Montini con Miguel Esteban Torreblanca en la terraza del cafe                                                                              Dindurra ,durante la entrevista







Javier de Montini nació en Colunga en el año 1936. Estudió latín y humanidades, también Filosofía Escolástica en Valdediós (Oviedo) y de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Pero decidió dedicarse al periodismo. Inició su andadura en LA NUEVA ESPAÑA, entre 1958 y 1960. Luego se trasladó a Madrid, para trabajar en diarios como "Madrid" o "Pueblo". Ejerció de reportero y redactor jefe de la Agencia SUNC (Servicio Universal de Noticias y Colaboraciones). En 1966 empezó a trabajar en la Agencia EFE. Luego en "Lecturas", publicación en la que llegó a ocupar el cargo de director en Madrid y delegado de la empresa propietaria de la revista (Grupo Hymsa). Ganó el Premio Azorín de Periodismo.




Miguel Esteban----¿Cuáles son los retos que se le plantean a los nuevos periodistas?

Javier de Montini---No hablaría yo de retos, en plural, sino de..¡el reto! Porque cada año,, los más de tres mil titulados - periodismo, comunicación audiovisual, másteres..- lo que necesitan es trabajo y se encuentran con tremendas dificultades para incorporarse a los medios: Pieriódicos, radio, televisión…En nuestra profesión, ahora mismo el acceso al trabajo es casi imposible.



Miguel Esteban--- ¿Crees que el futuro de la profesión pasa inevitablemente por Internet? ¿Y por las redes sociales?
Javier de Montini--Por mi edad, soy del papel. Ten en cuenta que empecé de reportero colaborador en “La Nueva España” de Asturias a últimos de los años 50 escribiendo en una maquina “Pratia” y que prácticamente toda mi vida trabajé mis textos pensando en periódicos y revistas, dediqué casi 34 años A “Lecturas”. Pasar de la máquina de escribir al primer ordenador fue un cambio radical y, desde luego, positivo. El invento de Internel mi pilló mayor, muy mayor, pero tuve claro que no debía tirar la toalla ante las nuevas tecnologías. Y desde que dejé “Lecturas”, ya con 69 años, ahí estoy, moviéndome en las redes sociales, sobre todo en Facebook. No hay duda, el futuro, ya el presente, del periodismo está en Internet.

Miguel Esteban---- ¿Cómo las utilizas tú? ¿Se puede compaginar el uso profesional con el uso personal?

Javier de Montini--Yo voy por mi cuenta y a mi aire en Facebook por lo que me puedo permitir el lujo de compaginar textos periodísticos, profesionales, con recuerdos y memorias más personales..

Miguel Esteban--- ¿Cómo pueden beneficiarse los periodistas del uso de las redes sociales?

Javier de Montini--- Te facilitan mucha información y documentación, pero ya en mis últimos años de director de “Lecturas” en Madrid advertía con insistencia en la necesidad de contrastar todo. Un profesional ha de ser riguroso en la noticia, en los datos, en el relato que ofrece a los lectores.



Miguel Esteban--- ¿Es renovarse o morir? Si el periodista no se adapta al uso de las redes sociales… ¿está acabado?

Javier de Montini--- Sin duda..El periodista no puede vivir de espalda al mundo que nos rodea.

Miguel Esteban---- ¿Por qué crees que algunos medios limitan su uso entre los periodistas?

Javier de Montini--- No conozco esas limitaciones.

Miguel Esteban--- ¿Puede uno vivir de su proyecto periodístico en Internet? ¿Es eso posible?

Javier de Montini---Bueno, ya hay muchos periodistas que viven de sus proyectos digitales.

Miguel Esteban---- ¿Cuáles fueron los retos a los que se enfrentó a la hora de montar la redacción digital?

Javier de Montini---- No tengo esa experiencia, pero hay que partir, como en toda empresa, de un presupuesto realista de modo que los ingresos, hasta ahora casi exclusivamente de la publicidad, cubran el coste.

Miguel Esteban--- ¿Está de acuerdo con la idea de que el futuro del periodismo está sólo en Internet?
Javier de Montini---- Quiero pensar que Internet no acabe nunca con el papel aunque, efectivamente, los digitales y las redes han afectado las ventas de diarios y revistas en quiosco.

Miguel Esteban--- ¿Considera entonces que es necesario un modelo de negocio en el que se cobre también por acceder a determinados contenidos en Internet?
Javier de Montini---- Sí, claro. Es lo lógico. Si la oferta te interesa, tendrás que comprarla.

Miguel Esteban--- ¿Crees en la figura del periodista ciudadano?

Javier de Montini---- No creo ni quiero creer en el periodista ciudadano. Cierto que las nuevas tecnologías facilitan que cualquier persona informe de una noticia, de un suceso, con fotos, videos, grabaciones…, pero toca al periodista profesional darle fiabilidad. A un informador ciudadano, por ejemplo, no podrías reprochar que divulgue una de esas interesadas “falsas noticias”. En un periodista profesional es - y debe ser- intolerable que acepte y dé por buena una mentira que eso son las “fake news”, mentiras.

Miguel Esteban--- ¿Qué cualidades son propias del periodista y no deben cambiar, trabaje para el medio que trabaje?

Javier de Montini---- Para que los lectores se fíen de lo que les cuentas, hay que ir siempre con la verdad, con el rigor y con la ética. En internet como en papel hay buen periodismo y mal periodismo.

Miguel Esteban---- ¿Cómo era tu día a día en la redacción?

Javier de Montini---- Yo soy periodista las 24 horas del día. En “Lecturas” jamás fijé horario



ara que cualquiera me diera una noticia. Antes de los teléfonos móviles, atendía a cualquier hora los teléfonos de la redacción y el de mi casa.

Miguel Esteban--- ¿Cómo ves el futuro de la profesión periodística a corto y medio plazo?

Javier de Montini---- No estamos en un momento dulce ni mucho menos, pero se superará la dura y larga crisis que vivimos y, bien ejercido, el periodismo fue, es y será el mejor oficio del mundo.

Comentarios

  1. De acuerdo con lo que dices, es una gran lección para los periodistas que empiezan y no tienen el azimut bien orientado. Enhorabuena a ambos, entrevistado y entrevistador.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares