Javier Ajates Rodríguez “El último aliento”.

                               Miguel Esteban Torreblanca autor de la entrevista con
                                                                        Francisco Javier Ajates Rodríguez







                                                     Francisco Javier Ajates Rodríguez

Miguel Esteban--- ¿Podría usted contarnos un poco de su vida y actividad literaria?

Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Bueno, sin querer extenderme, te diré que soy de Avilés, que nací hace 41 años, y que pasé mi infancia en un pequeño barrio del concejo de Castrillón que se llama Raíces Nuevo. Después como todo el mundo, tuve que buscarme las castañas donde pude. Cuando acabé los estudios universitarios me fui de mi Asturias querida: primero a un pueblecito de Toledo que se llama Orgaz, sí, el del Conde del Greco, donde viví algo más de un año, y antes de regresar a Asturias, me mudé a Burgos capital donde estuve casi cinco. Ahora mismo y desde hace ya una década resido en otra vez en Castrillón, Piedras Blancas, y trabajo también el concejo; una suerte, lo confieso.

En cuanto a mi actividad literaria, por el momento se resume en dos novelas publicadas y una tercera en la recámara. La primera de las novelas se titula “Sueña cuando aún estás vivo” y salió publicada por Ediciones Camelot en mayo de 2017, y la segunda se titula “El último aliento”. Esta se ha publicado recientemente, en noviembre de 2018, y también con Ediciones Camelot. Creo que he tardado en lazarme al ruedo literario, pero ahora que lo he hecho, difícilmente podré parar. De esta tercera novela por el momento prefiero no hablar para mantener un poco el misterio…

Miguel Esteban--- ¿Cuáles fueron sus primeros autores que le influyeron?

Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Nunca he tenido un autor fetiche, pero si es cierto que desde muy pequeño he sido muy aficionado a la lectura, y tengo recuerdos de lo mucho que me enganchaba de niño a las novelas del Stephen King de la primera época, o a los acertados ejercicios de clarividencia del imaginativo Isaac Asimov en los cincuenta. Ya más

mayor me hice un aficionado a la novela negra, y tengo por ídolo al Philip Marlowe de Raymond Chandler —puede que sea un nostálgico—.


Miguel Esteban--- ¿Cómo definiría a sus novelas?

Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Creo que mis novelas, a pesar de su volumen, son relatos que se leen muy rápido. Son historias muy gráficas, con multitud de descripciones breves, que llevan al lector a situarse en la escena desde el principio, transportándolo con la imaginación al lugar y al momento en el que está transcurriendo la trama. Me gusta que el ritmo sea acelerado y que en todos los capítulos suceda algo interesante, de manera que cuando acabas uno, te apetezca empezar el siguiente y no dejarlo para más tarde.
Desde que salió a la venta la primera hasta ahora, con la segunda también en el mercado, no me canso de oír una y otra vez a cientos de lectores diciéndome que están «enganchados» al libro. Alguna persona me ha confesado incluso que ha llegado a leerse los dos seguidos en poco más de una semana.



Miguel Esteban--- ¿Cree que el escritor “evoluciona” en su escritura?

Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Estoy convencido de que sí. Yo mismo lo he visto con mis novelas. Como para todo en la vida creo que la experiencia es la mejor escuela, y con la escritura sucede lo mismo. Cuanto más escribes mejor lo haces, o al menos con mayor soltura, con mayor seguridad, y eso se nota en lo que cuentas y en cómo lo cuentas. Además, a medida que la gente va leyendo lo que escribes y escuchas sus opiniones, también eso te condiciona y tu cerebro acaba asimilando casi de manera inconsciente qué cosas tienes que reforzar y cuales desterrar en tus siguientes textos. Incluso los personajes ganan en personalidad. Cuanto más seguro se siente el escritor, más auténticos son los personajes de sus novelas.

Miguel Esteban---¿Cómo ha cambiado su lenguaje a lo largo de los años?

Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Creo que no mucho. Sí es cierto que con la edad, la lectura, los estudios, la experiencia como dije antes, aprendes también a expresarte mejor, pero pienso que en mi caso siempre me he comunicado de manera muy parecida. Confieso que desde muy pequeño me ha gustado la palabra y que no suelo esconderme cuando tengo que hablar, aunque sea delante de mucha gente.
Sí que he notado una evolución en la manera de escribir, pero es sobre todo por lo que te comentaba en la pregunta anterior.

Miguel Esteban---¿Cómo siente que un escrito está terminado y cómo lo corrige?

Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Es curioso, pero en mi caso, hablando de las novelas que son textos de más de quinientas páginas, en lugar de suceder cuando pongo la palabra FIN en la última página, noto que el relato está terminado justo cuando en mi cabeza se ordenan las secuencias que llevarán hasta el desenlace final. Eso suele ocurrir unos diez capítulos antes, y sientes una alegría enorme cuando sabes que serás capaz de cerrar la historia. Después, suelo ponerme a escribir esos últimos capítulos con ansia para que las ideas tomen forma en el papel.
"harina de otro costal" . Cuando acabo una novela suelo dejarla aparcada unas semanas para que madure sola y para que mi cerebro deje a un lado los prejuicios hacia ella. Después, más reposada, la releo con calma, varias veces, y reconozco que es un ejercicio agotador. Cuando te lees a ti mismo te parece que lo que has escrito no tiene la calidad suficiente para que alguien lo lea, y te martirizas con cada frase que no te gusta como suena. Es como una especie de tortura por la que tienes que pasar una y otra vez, y a veces no sabes ni cuando parar.

Miguel Esteban--- ¿Cuál es el fin que le gustaría lograr con su novela?



Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Hoy por hoy simplemente llegar a la gente con ellas. Hacer que el que las lea se entretenga mientras le dure la lectura, y que cuando termine una de ellas y la cierre, le quede un regusto dulce en la memoria durante el tiempo que tarde empezar otra nueva. A mí me encanta escribir, y me gustaría que el que lea un relato mío disfrute tanto con él como seguramente yo disfruté mientras lo escribía.


Miguel Esteban---- ¿Qué lugar ocupa, para un escritor como usted, las lecturas en vivo?

Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Te engañaría si te dijera que un lugar importante. Aunque es cierto que las pocas veces que he participado en ellas me ha gustado, hasta ahora no he tenido oportunidad de practicarlas con frecuencia. Ni como oyente ni como ponente.

Miguel Esteban--- ¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, blogs etc?

Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Me parece que los tiempos que vivimos ahora son estos, y si no queremos que la literatura se quede solamente para un puñado de nostálgicos, los que nos dedicamos a esto aunque solo sea como aficionados tenemos que adaptarnos. Yo mismo por ejemplo, antes de publicar mi primera novela no tenía Facebook. Ahora, cada vez que subo alguna noticia que tiene que ver con mis libros y veo que alcanza varios miles de visualizaciones, por ejemplo, todavía me siento abrumado, pero al mismo tiempo me doy cuenta del poder que tienen estos medios para llegar a mucha gente y tenemos que aprovecharlos.

Miguel Esteban--- ¿Podría recomendarnos una novela de otro autor que le haya gustado mucho?

Francisco Javier Ajates Rodríguez-----La verdad que me cuesta recomendar una sola, porque he leído tanto y de tantos tipos… Como mis novelas son del género negro, si tuviese que recomendar una, te diría que hay una saga reciente que se ha convertido en best seller, escrita por un autor estadounidense que se llama John Verdon. La primera de sus novelas se titula “Sé lo que estás pensando” y me pareció muy buena hace unos años cuando la leí, las siguientes también. Es intrigante y la narración es sencilla, pero está muy cuidada.

Miguel Esteban---- ¿Qué libro está leyendo en la actualidad?

Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Pues aunque suene extraño a estas alturas de mi vida, estoy terminando ahora la trilogía de “Los juegos del hambre”. Es una historia que he empezado a mis cuarenta y uno por recomendación, y seguramente esté destinada a un público más juvenil, pero como me gusta leer de todo para poder después hablar de ello con propiedad, me he lanzado hace unas semanas a leerla y te confieso que ahora que lo estoy terminando me ha parecido entretenidísima.


Miguel Esteban---- ¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este camino de la literatura?

Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Pues simplemente que lo haga sin presionarse. Que escriba lo que le apetezca, con la alegría de empezar y terminarlo más tarde, y que no se preocupe si tarda en ver sus textos publicados. Y que lea, que lea mucho, porque para poder escribir hay que leer, si no es imposible hacerlo bien.

Miguel Esteban--- ¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?

Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Es un mundo complicadísimo. Hoy en día la competencia es muy alta y los medios audiovisuales han calado tanto que la lectura se ha

quedado un poco de lado. Vivimos en una época que va muy deprisa, y para disfrutar de la lectura hay que sentarse un rato con calma, o acostarse pronto sin la televisión o la tableta puesta de fondo. Eso ha hecho que las Editoriales se lo piensen mucho antes de sacar un texto al mercado, y que al noventa por ciento de los que nos dedicamos a esto lo hagamos por puro entretenimiento. Hay que tener un trabajo distinto para poder pagar la hipoteca.



Miguel Esteban---- ¿Qué libros ha publicado?


Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Como te respondía antes, por el momento tengo dos novelas publicadas. La primera de las novelas se titula “Sueña cuando aún estás vivo” y salió publicada por Ediciones Camelot en mayo de 2017, y la segunda “El último aliento”. Esta se ha publicado recientemente, en noviembre de 2018, y también con Ediciones Camelot.
Ambas novelas pertenecen al género negro, y narran dos casos distintos de un detective privado que se llama Isaac Molina y que encarna una figura un poco en desuso en nuestro tiempo. Isaac es un tipo muy descuidado e indolente con su propia existencia, y que se dedica a la investigación sin ayudas externas, sin tener en cuenta los avances tecnológicos, sin dejar de lado la botella… Como he dicho otras veces, él es la versión romántica del detective de los cincuenta, transportado a nuestros tiempos, hasta el punto de que ocasiones te da la sensación de que no termina de encajar en esta época. Tal vez por eso, por esta resistencia a evolucionar, es por lo que la gente le ha cogido un cariño enorme en estas dos novelas. De hecho, muchos lectores se han atrevido a ponerle la cara de alguno de los actores de moda, pensando que quizás en un futuro pudiera verse en la pantalla.

Miguel Esteban--- ¿Cuál es la pregunta que le gustaría que le hubiera hecho y no se la he hecho?

Francisco Javier Ajates Rodríguez-----Más que una pregunta que me hubiese gustado responderte, te diría que hay una que he echado de menos por la cantidad de veces que me la han planteado durante estos dos últimos años.
¿Por qué te has lanzado a escribir a estas alturas de tu vida viniendo de un mundo que tan poco tiene que ver con la literatura como es el industrial?
En esas ocasiones yo siempre digo lo mismo. Es cierto que desde hace veinte años siempre estado ligado al mundo industrial, pero también es cierto que desde pequeñito me ha apasionado la literatura, y cuando terminaba de leer un libro, me gustaba jugar con la imaginación a dibujar diferentes escenarios posibles para ese libro, diferentes formas de contar la misma historia. A medida que vas cumpliendo años, y objetivos, vas cargando la mochila con experiencias, y en mi caso, de pronto algo me dijo que había llegado el momento de intentarlo, de darle forma a esas experiencias. Así que me lancé con la primera de las novelas y salió bien. Tal vez sea simplemente una cuestión de prioridades, y cuando llegó ese momento me dije a mi mismo, «ahora o nunca».



Comentarios

Entradas populares