GUADIMIRO RANCAÑO LOPEZ,ENTRE LA LITERATURA Y L TEATRO


                                                       GUADIMIRO RANCAÑO LOPEZ
BIOGRAFIA DE GUADIMIRO RANCAÑO LOPEZ
Nace en 1.945 en Grandas de Salime (Asturias). En 1.963 funda en Casa de España de Montevideo el grupo de teatro Federico García Lorca, interviniendo en varias representaciones bajo la dirección de Winston Willians González. En 1.966 crea en Avilés el Grupo de Teatro Thalia y participa en el grupo de teatro del Instituto Carreño Miranda dirigido por José Luis Hortal. Desde 1.968 a 1.972 ejerce la crítica y crónica teatral en un diario de la Provincia. Durante ese periodo que va del 63 al 72, escribe una serie de obras de teatro que denomina Teatro de Juventud, y hace incursiones en el relato, la novela y poesía. A partir de aquí se abre un paréntesis de vida personal y profesional que dedica a la familia, a los estudios y al trabajo, hasta el momento de la jubilación, en que retoma la pasión nunca olvidada de contar historias.


                                   

Rancaño López Guadimiro con Miguel Esteban Torreblanca ,autor de la entrevista
Miguel Esteban--¿Podría usted contarnos un poco de su vida y actividad literaria?
Rancaño López Guadimiro---Indudablemente parte de  la vida de cada uno está marcada por el momento y el lugar de nacimiento, y en la mía así ha sido: 1945 y Grandas de Salime, el lugar más occidental y al sur de Asturias, han tenido mucho que ver. Los cincuenta de  una postguerra nada fácil dejaron huella en toda una generación. Respecto a una posterior actividad literaria, un cuento para niños o leyenda medieval dramatizada, Genoveva de Brabante, llegó a mi pueblo representada por una compañía ambulante de teatro y me dejó absolutamente prendado. De aquel germen me nació la afición por la literatura y más concretamente  por el teatro. El contar más adelante con dos profesores, Rodil y Amparo, que me abrieron horizontes para la lectura y los estudios, tuvieron mucho que ver con que en a partir de 1955 pudiera estudiar bachillerato, presentándome libre, abriendo puertas a la universidad donde no había posibilidades.
Miguel Esteban-- ¿Cuáles fueron sus primeros autores que le influyeron
Rancaño López Guadimiro--La siguiente gran experiencia que tuvo mucho que ver con mi afición literaria, fue el poder leer con catorce año el Quijote de la Mancha de un tirón, a lo largo de una semana de cama durante una especie de gripe o catarro de verano en los primeros días de vacaciones. Esta lectura, junto con el recuerdo de mi primera obra teatral como espectador, hicieron que a partir de aquí los clásicos fueran mi Harry Potter de la época: Calderón, Lope de Vega, las demás obras de Cervantes…, y de los clásicos a la excelencia de la literatura dramática del siglo XX: Sastre, Miura, Buero Vallejo, García Lorca, Alejandro Casona….
Esta primera lectura dramática influyó especialmente para que con 18 años participara en la creación de mi primer grupo teatral en Montevideo, el Casa de España, primero como actor en El Oso de Antón Chejov, luego como director de algunos montajes. La primera experiencia como autor fue la creación del Sketch El Lorito, durante la travesía Montevideo-Barcelona en el año 1966, el cual fue escrito para representar abordo en la fiesta del paso del Ecuador.
A esta primera experiencia teatral surgió una segunda con la creación en el año 1966, en Avilés, del grupo Thalía. Y a continuación el escribir cinco obras de teatro: Extraño pasajero, Más allá de las fronteras, El gran EAAAO, El valle del silencio y Entre dos juventudes. Después un relato, El botija y el tero, luego un libro de cuentos, Cuentos del Abuelo. Finalmente vino la incursión en la novela publicando NUEL SANFELIZ, EL CAMINAR DEL EMIGRANTE, antesala de otra que está por ver la luz, que espero sea en 2019.
Miguel Esteban--¿Cómo definiría sus novelas ?
Rancaño López Guadimiro--Tanto la primera, como la segunda que está por ver la luz, aunque pudiera parecer que tienen mucho de histórico, que sí lo tienen, no se trata de novelas históricas sino de una biografía novelada que tiene lugar en un interesante periodo histórico del siglo XX, donde los hechos esenciales han sido realidad vivida por su protagonista y la conexión de los mismos, ficción necesaria y donde los sentimientos y el amor tienen un lugar preferente; definición que se puede leer en la propia contraportada de NUEL SANFELIZ, EL CAMINAR DEL EMIGRANTE.



Miguel Esteban--¿Cree que el escritor “evoluciona” en su escritura?
Rancaño López Guadimiro--Por supuesto, al mismo paso que evoluciona su vida, con nuevas experiencias y vivencias… En mi caso los primeros años de teatro, tras otros cuatro como crítico y reportero teatral en La Voz de Asturias, dieron paso a una vida dedicada a mi profesión como informático hasta la jubilación, y tras ella vino la reflexión de lo vivido: una postguerra, antecedida por una guerra civil en la que mi familia, como tantas familias, estuvo involucrada y divida, una emigración de varias generaciones y una última mitad emigración-mitad autoexilio, que sin lugar a dudas pusieron los cimientos para evolucionar a la novela, género en el cual estoy inmerso en la actualidad.



Miguel Esteban--¿Cómo ha cambiado su lenguaje a lo largo de los años?
Rancaño López Guadimiro--No sé si ha cambiado; yo si he cambiado de género y no es lo mismo escribir teatro que novela. En cualquier género, sin grandes pretensiones literarias, lo que pretendo es expresar con sinceridad y realismo los hechos y los sentimientos, supongo que lo demás vendrá por añadidura.


Miguel Esteban-- ¿Cómo siente que un escrito está terminado y cómo lo corrige?
Rancaño López Guadimiro--El inicio y el final están preconcebidos, lo que marca la pauta de la terminación. Sin embargo es en la corrección donde se acorta o alarga el intermedio: ahí uno se pone en el lugar del lector y aparecen escenas o escenarios inadecuados, diálogos inoportunos, o al contrario, tramas de la propia novela no suficientemente aclaradas o al revés, demasiado aclaradas… Y es en esa corrección donde el autor entra en conflicto consigo mismo, lo que a veces le lleva a tomar la decisión de concluir. Sin embargo la otra corrección, la ortográfica, literaria etc., después de dos o tres repasos hay que dejarla en manos de expertos.


Miguel Esteban--¿Cuál es el fin que le gustaría lograr con su novela?
Rancaño López Guadimiro--.-Solo mostrar una óptica lo más realista posible de los acontecimientos históricos en los que se ven envueltos los protagonistas de la novela, y en la parte de ficción no desvirtuar éstos y potenciar los sentimientos propios del lector.


Miguel Esteban--¿Qué lugar ocupa, para un escritor como usted, las lecturas en vivo?
Rancaño López Guadimiro--Me parecen importantes en la medida que despierten las ansias de leer. Pero siempre el protagonista de la lectura es el LECTOR, el que adquiere un libro y lo lee, porque es el modo de sentirse vivo e involucrado con los personajes y la trama del libro. Personalmente yo no soy partidario de leer ante un público mis libros. Consideración diferente me merece la poesía, pero no es mi caso que no tengo nada publicado.


Miguel Esteban--¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, blogs etc?
Rancaño López Guadimiro--Pues tengo una opinión positiva al respecto, quizás por mi deformación de informático. Sin embargo el libro físico es otra cosa. Creo que los nuevos tiempos nos llevan a compatibilizar todos los sistemas, pero espero que el libro virtual logre su sitio sin que desaparezca el libro de papel.


Miguel Esteban--¿Podría recomendarnos una novela de otro autor que le haya gustado mucho?
Rancaño López Guadimiro--Indudablemente la primera que leí, EL QUIJOTE. Pero supongo que la pregunta va referida a la literatura actual. Voy a citar a tres autores: Kent Follett (Un mundo sin fin), Arturo Pérez Reverte (El tango de la guardia vieja) y Julia Navarro (Dime quien soy).



Miguel Esteban--¿Qué libro está leyendo en la actualidad?
Rancaño López Guadimiro--Una historia del exilio español en Uruguay (1814-1978) de Luis Romero Largo, Manuel Suárez González y Rogelio Martinez Barreiro y Autobiografía de un docente, de mi amigo José María Rozada Martínez. Quizás no sea la respuesta más adecuada, pero es la que es, la realidad.



Miguel Esteban--¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este camino de la literatura?
Rancaño López Guadimiro--No puedo dar consejos que para mí no tengo… Supongo que lo que se dice tópicamente: ser uno mismo, sacando lo que se lleva dentro sin falsos eufemismos, insistente, sin atajos y no buscar una gloria que siempre será efímera…



Miguel Esteban--¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?
Rancaño López Guadimiro--Las nuevas tecnologías pusieron al alcance de casi todo el mundo el poder hacer auto publicaciones, y las grandes empresas en estas nuevas tecnologías se pusieron al servicio de los autores para auto publicar, editar y distribuir, lo que indudablemente cambio la faz de la industria editorial. No soy pesimista al respecto, mas bien al contrario, existen nuevas oportunidades antes vedadas por la decisión de una sola persona, mientras ahora son miles, o millones los que deciden.



Miguel Esteban--¿Cuál es la pregunta que le gustaría que le hubiera hecho y no se la he hecho?
Rancaño López Guadimiro--Si trece no han logrado mínimamente sintetizar lo que pienso del objeto de esta entrevista, una catorce no haría mucho más. Por lo tanto la doy por concluida y de un modo satisfactorio por mi parte.

Comentarios

Entradas populares