Félix Anesio ,LOS CUERVOS Y LA INFAMIA



                                                               Félix Anesio


(Guantánamo, Cuba, 1950). Poeta y narrador. Ha publicado el libro de relatos Crónicas aldeanas, y la versión en inglés A tale of two villages (Ed. Voces de Hoy, 2011-2012), así como los libros de poesía La cosecha (Ed. Entre Líneas, EE.UU., 2013) y El ojo de la gaviota (Ed. Betania, Madrid, 2016, prólogo de Lina de Feria). Sus poemas aparecen en las antologías Bojeo a la isla infinita (Ed. Betania, Madrid, 2013), Publicaciones entre líneas(EE.UU. 2013), Puede parecer un bosque (Ed. La Ínsula Barataria, Cuba 2014), Antología poetas del siglo XXI (Editor Fernando Sabido, España, 2015), Balseros (Ed. Entre Líneas, EE.UU., 2015). Ha obtenido dos premios editoriales Carmenluisa Pinto en narrativa y poesía.




Miguel Esteban---¿Podría usted contarnos un poco de su vida y actividad literaria?

Félix Anesio--Soy cubano y vivo en los Estados Unidos, país al que emigré en calidad de exiliado en el año 2000.
Soy ingeniero, carrera que ejercí durante 25 años en Cuba donde realicé grandes proyectos civiles e hidraúlicos que hoy siguen siendo mi orgullo, por los beneficios que han aportado a mis coterráneos. Soy casado y tengo dos hijos y tres nietos.
La literatura tocó a mis puertas ya en la adultez y fueron –curiosamente- las circunstancias de tener que emigrar las que propiciaron mis primeros escritos, aunque ya tenía algunos textos sueltos redactados en Cuba durante el año previo a mi salida definitiva del país y que fueron publicados en una revista de la Iglesia

Católica de mi ciudad natal, Guantánamo.




Miguel Esteban---¿Cuáles fueron sus primeras lecturas poéticas y qué autores le influyeron.
Félix Anesio--Fiel a la tradición lírica cubana, mis primeras lecturas de versos, siendo muy niño, fueron lo versos de José Martí en su excelente Ismaelillo, así como la prosa de La edad de oro. Nunca faltó Juan Ramón Jiménez con su magistral Platero y yo, obra inolvidable y de obligada relectura.
La lectura siempre estuvo presente desde niño cuando devoré los 20 tomos de El tesoro de la juventud. Entre otras lecturas tempranas estuvieron La ilíada, La Odisea, La Biblia, en pequeñas dosis (Versión Reina-Valera) y tantos otros libros de Salgari, Verne, Amicis, y otros. Y ya se sabe –eso lo presentía- que cuando has leído mucho terminas escribiendo. Esa experiencia la relato en “Memorias de un lector”, uno de mis cuentos del libro Crónicas aldeanas (2011).
Más adelante y pese a la prohibición del gobierno cubano, leo a Borges en la antología titulada Narraciones, editada en España por el señor Marcos Ricardo Barnatán y que alguien había traído sigilosamente a Cuba. Ahí descubro toda la fuerza de una literatura en estado químicamente puro, una literatura de precisión cuasimatémática… Es Borges una de mis grandes influencias, quizás por el rigor de su prosa -y aún de su verso- y considerando mi formación ingeniera, la cual se aviene a este tipo de literatura. De hecho, te menciono que hace dos años impartí en la afamada librería Books&Books de Coral Gables, una conferencia y taller titulada Poesía y Matemáticas, tema que resultó muy novedoso en nuestro entorno floridano.
Otros poetas imprescindibles para mí son los inagotables Octavio Paz, César Vallejo, Lezama Lima, Alberti, José Angel Valente, W. Szsimborska – esa mujer amante de las matemáticas y las ciencias- y tantos otros. Y menciono, por ser importantes en mi obra, dada su colaboración y aliento, a las poetisas cubanas Magali Alabau, Lilliam Moro y Lina de Feria. Pero, ojo, que leo de todo lo que me parece bueno y trascendente sin importar el aspecto generacional del cual descreo y que para mi sencillamente no existe sino en el oficio de los archiveros y catalogadores. Yo veo y percibo el corpus poético como un todo, como un universo que nos acompaña.
He llegado a aseverar que “Soy lo que he leído” y esta cita aparece publicada en uno de mis libros con pleno convencimiento.
Miguel Esteban---¿Tu quehacer poético fue una vocación tardía o una vocación pospuesta.
                                   

Félix Anesio--Sin dudas, una vocación pospuesta… En realidad, nunca he sido bueno decidiendo cosas; de hecho, nunca decidí ser ingeniero, o emigrar a otro país, o incluso tener dos hijos, ni escribir libros, por ejemplo. Esas cosas se dieron; han sido producto de ese azar maravilloso que llamamos vida. La literatura tocó a mis puertas ya en la adultez y fueron las circunstancias –repito- de tener que emigrar las que propiciaron mis primeros escritos y los posteriores de un modo consistente.
Me encanta decir -porque no hay nada más cierto- que soy un escritor adolescente, quizás entrando en su primera juventud a la edad de 68 años. Y no me quejo. Me consuelan y me alientan los escritores tardíos como Saramago o Frost, por solo citar dos de ellos.

Miguel Esteban--- ¿Cómo definiría a su poesía?
Félix Anesio--Escribo bajo el imperio de la emoción y se ha dicho en numerosas reseñas que mi poesía requiere de vórtices, que es ajena a la laxitud, una poesía sentenciosa en la que el lector puede hasta visualizar cinamatográficamente la historia, una poesía cargada de dramaturgía.
Yo creo que por ahí andan las cosas y el objetivo imperioso y disciplinado de depurar el lenguaje hasta lo esencial.



Miguel Esteban---¿Cree que el poeta “evoluciona” en su escritura? ¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a lo largo de los años?
Félix Anesio--Si ha cambiado, y es lógico que así sea. Uno evoluciona en la manera de decir, uno trata de ser más conciso, menos barroco y no caer en “esa compraventa de ruidos usados” como dijera Valente.
Otro aspecto propio es la pausa, ese silencio que permita digerir el texto sin atragantarse. Para mi el silencio en la poesía es tan importante como en la música... y no me excedo. Quizás en esto concurran los estudios de música que hiciera por cuatro años durante mi adolescencia antes de pasar a estudiar ingeniería.



Miguel Esteban--- ¿Cómo siente que un poema está terminado y cómo lo corrige?


Félix Anesio--evisándolo mil veces… Escuchándolo en la voz de otra persona para cuidar de su sonoridad y musicalidad. Escuchando el criterio de amigos respecto a alguna línea que parezca sobrante o sosa. En fin, cuando ya uno se agota de revisar, corregir, suprimir, añadir… entonces a publicar. He dicho antes que “un poema no es más que un largo y doloroso alumbramiento”.



Miguel Esteban---¿Cuál es el fin que le gustaría lograr con su poética?


Félix Anesio--Emocionarme y emocionar… Que mis poemas sean dignos de relectura.



Miguel Esteban--- ¿Qué lugar ocupa, para un poeta como usted, las lecturas en vivo?


Félix Anesio--Un lugar parecido al de un actor o un director de teatro al exponer su obra en el escenario frente a un auditorio crítico –todo auditorio lo es un mayor o menor medida. Esa prueba de fuego en la que se puede palpar la reacción del público en tiempo real.
Importante en un recital es la selección de textos. Balancear los temas que se leen y combinar poemas cortos y largos en proporción adecuada. Vamos, como si estuvieras haciendo un análisis docimásico metalúrgico. Que la gente no se aburra frente a ti, que no bostece.
Por suerte he tenido presentaciones frente a decenas de personas de todas las edades y he estado feliz del resultado. No me quejo, aunque es siempre un reto.



Miguel Esteban--- ¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet,
foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, blogs etc?


Félix Anesio--Si bien hay críticos alarmados ante el más amplio acceso a la publicación en páginas de internet, con el consecuente e inmediato incremento de la visibilidad de producciones mediocres y triviales que nos pueden resultar molestas, y hasta aturdirnos, no obstante creo que uno se entera, se informa, y conoce de literaturas que valen la pena y que de otra manera estarían difícilmente a nuestro alcance.
Les digo: Si algo os molesta, hagan click y borren o cambien de página, pero si algo les mueve el interés – y cada cual tiene su “propio olfato literario”- vayan a las páginas, aparten la horasca y hagan uso del innato don del discernimiento. Pero no renuncien a esta aventura de encontrar lo bueno en el éter. Los tiempos han cambiado y con ellos las nuevas formas de difusión de la literatura. No hay nada que temer.
He leído a interesantes autores noveles en blogs, revistas literarias y páginas web. Y lo agradezco.



Miguel Esteban---¿Podría recomendarnos un poema de otro autor que le haya gustado mucho?


Félix Anesio--Un poema que es todo un libro que se titula Volver, de Magali Alabau, y de Lilliam Moro, el poema “En memoria de ellos”, del libro Contracorriente recientemente galardonado con el Premio Pilar Fernández Labrador.

Miguel Esteban---¿Qué libro está leyendo en la actualidad?


Félix Anesio--De José Kozer, Partículas en expansión. Kozer vive cerca de aquí de Miami, aunque lo he visto una sola vez en que estreché su mano en una Feria del Libro de Miami. Obtuvo el Premio de Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, 2013.
No sé como puede haber escrito –creo- que más de 20 000 poemas. No sé.



Miguel Esteban--- ¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este camino de la poesía?


Félix Anesio--Leer es el camino. Soltar las riendas es la clave. Y si pueden, pedir consejo y colaboración; que no les apene.



Miguel Esteban--- ¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?


Félix Anesio--En la ciudad de Miami contamos con más de una decena de editoriales: Silueta, Entre Líneas, Voces de Hoy, Baquiana, Alexandria Library, Eriginal, Neo Club Ediciones, Katakana, Unos y Otros, K Ediciones y Caaw, entre otras. Por cierto, próximamente editores y escritores de estas casas se reunirán en la más conocida de muestras tertulias literarias, La otra esquina de las palabras.
Lejos de perder editoriales, hemos ganado en representación y calidad. Aunque por otra parte se han
cerrado- en cuestión de 10 años- importantes librerías como la Universal y La Moderna Poesía, afectadas por las bajas ventas y los altos alquileres de locales en esta cada vez más costosa ciudad en lo que se refiere a los bienes raíces.
Para nadie es un secreto que Amazon se ha convertido en la gran editorial global y el principal comercializador del libro. Así como Netflix toma ventajas sobre las grandes productoras tradicionales de filmes, Amazon abacora el mercado de la producción y distribución del libro: signos inexorables de estos tiempos.
Pese a todo esto la industria editorial local lucha por su existencia. Pero como hoy es siempre todavía (Machado) puedo decir también como Galileo: E pur si muove.



Miguel Esteban--- ¿Cuál es la pregunta que le gustaría que le hubiera hecho y no se la he hecho?


Félix Anesio--No sé cual pregunta, porque pueden ser muchas interesantes. Pero puedo decirle que me siento feliz de ser uno de los escritores cubano-americanos afincados en Miami junto a mi toda mi familia.
Que me siento comprometido al haber sido publicado en numerosas antologías como Poetas Siglo XXI de Fernando Sabido, Bojeo a la Isla Infinita, Editorial Betania, España y Entre Líneas EE.UU., 2013; Balseros, Entre Líneas, 2015; Puede parecer un bosque, Ed. La Insula Barataria, Cuba, 2014 y más recientemente en La isla invertebrada, Capiro, Cuba 2018.
Igualmente, haber aparecido en las páginas de prestigiosas revistas como Conexos, Nagari, Linden Lane Magazine- esta última, por cierto, la revista hispana de más larga vida en los Estado Unidos de América.
Agrego, para terminar, mi agradecimiento por esta entrevista y un saludo a todos sus lectores.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares